Más matemáticas aplicadas y menos matemáticas teóricas: Universidades al servicio de la sociedad

Entre los estudiantes de  matemáticas circula la historia sobre un discípulo de Pitágoras que fue asesinado por descubrir algo aterrador; ¡existe un número irracional! Y es que en ese entonces los discípulos de Pitágoras creían que todo en el mundo se podía describir a través de cantidades racionales (Ver racionales http://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_racional), pues para ellos no existía ninguna diferencia lingüística entre número racional y lo que se consideraba racional. Hoy se debe admitir que no todo se puede describir a través de números racionales y que no todo lo que se puede considerar razonable (racional), se describe a través de los números, pero las matemáticas siguen siendo un excelente lenguaje para comunicar y procesar gran parte de la información de nuestro alrededor. Más aun, con la capacidad de cómputo que posee hoy la humanidad, se pueden hacer cosas que antes parecían imposibles, como por ejemplo transmitir entre personas el equivalente en información a millones de bibliotecas al día, a través de una red global que llamamos internet.

Existen una gran cantidad  de herramientas computacionales, nacidas a partir del matrimonio entre las tecnologías informáticas y las matemáticas, que han representado un valor agregado para la sociedad, al permitir el procesamiento de grandes volúmenes de información. El experto en modelaje matemático de IBM Jean Francois Puget (Ver Proactive Analyts https://www.ibm.com/developerworks/community/blogs/jfp/entry/proactive_analytics?lang=en) clasifica éstas herramientas en 3 grandes grupos, las que utilizan metodologías descriptivas, las que utilizan metodologías predictivas, y las que utilizan metodologías proactivas. Las herramientas que utilizan metodologías descriptivas son aquellas que permiten examinar la información existente, por ejemplo un CRM (Ver CRM http://es.wikipedia.org/wiki/CRM), TMS (Ver TMS http://en.wikipedia.org/wiki/Transportation_management_system), o Facebook.  Las que utilizan metodologías predictivas tienen como finalidad de entender por qué suceden las cosas a partir del procesamiento de la información, por ejemplo las herramientas para el análisis estadístico (Ver SPSS http://es.wikipedia.org/wiki/SPSS). Por último las que utilizan metodologías proactivas son las que ayudan a tomar decisiones, como el modelaje de optimización (Ver ILOG Optimization suite, GAMS, XPRESS http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_optimization_software), o WAZE.

Un ejemplo perfecto de cómo las matemáticas y en particular las metodologías descriptivas, acompañadas de la capacidad de computo actual, facilitan la vida de la sociedad, se puede ver en el capítulo sobre tecnología del libro El mundo es nuestra meta. En éste, el autor habla sobre el sistema de monitoreo para el sistema de transporte público de Bogotá. Con éste sistema se puede obtener la velocidad promedio, el número de pasajeros, y la posición de los buses. Si se utiliza el valor agregado obtenido a través del sistema de monitoreo, es decir, tener acceso a conocer la velocidad, número de pasajeros, etc. se pueden reducir los costos de operación, pues con la información histórica obtenida se pueden hacer estimaciones de la demanda en el futuro, y el número de buses se puede modelar como una variable que cambia en el tiempo, que se determina a través del conocimiento de las restricciones del sistema (velocidad, distancia entre puntos,…,) con el objetivo de satisfacer la demanda, a un mínimo costo (Ver El mundo es nuestra meta – Tecnología – p 353)

Otro ejemplo de aplicación de este tipo de herramientas está en el control dinámico de los semáforos. En el artículo CoSIGN: A parallel algorithm for coordinated traffic signal control  (Ver  CoSIGN: A parallel algorithm for coordinated traffic signal http://www-personal.umich.edu/~rlsmith/CoSIGN_IEEE_R2.pdf), en el cual se exponen los resultados de un caso de estudio implementado con información obtenida acerca de la ciudad de Troya en el estado de Michigan en el cual se reducen hasta en 10% los tiempos de desplazamiento por la implementación de algoritmos de predicción de la congestión de la red de transporte (modelaje predictivo) y de algoritmos de control de semáforos (metodologías propositivas) con el objetivo de minimizar el tiempo de desplazamiento.

Cómo estos ejemplos se pueden encontrar millones de casos con resultados demostrables en los cuales las matemáticas están al servicio de la sociedad como debería ser (Ver Premios IFORS http://ifors.org/web/ifors-prize-for-or-in-development/). Lamentablemente esta no parece ser la opinión de los directores de programa de las carreras de matemáticas de las distintas universidades de Colombia, pues enfocan los pensums de los distintos programas hacia las matemáticas teóricas o no hacia las matemáticas aplicadas para generar un valor agregado a la sociedad, pues en la academia un profesor es valorado por el número de artículos que son publicados en revistas reconocidas, y no por cual es el valor real que han generado con sus estudios a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.