¿Es la innovación arte o proceso?

Depende como se entienda la palabra innovación, podría ser lo uno o lo otro, o ambos.  Hoy en día se entiende por innovación llevar un producto o servicio nuevo o mejorado al mercado y que tenga éxito. O sea, debe servir o satisfacer algún requerimiento o deseo de un conjunto de clientes.
Puede provenir de un proceso que se haya iniciado en investigación pura (científica) y luego de haberse transformado en algo usable que soluciona o mejora algo a través de desarrollo, haya llegado a ser una innovación. Pero también puede provenir de una interpretación de los gustos de una parte de la población. En todos los casos puede haber algo de casualidad, inspiración y arte. Pero en todos los casos la canalización de las ideas y esfuerzos hacia el mercado debe ser un proceso sistemático, con rigor, so pena de no garantizar una mínima eficiencia. Sobre todo en los procesos de investigación no hay garantía de conseguir un resultado positivo en un tiempo determinado, pero eso no quiere decir que no deba haber un proceso con rigor científico. Por el contrario. Pero no necesariamente debe significar que tenga que haber un plan de trabajo con una métrica estricta en proyectos de exploración pura del conocimiento.
Tampoco cuando de crear se trata, por ejemplo, moda u objetos de arte. Pese a que las exigencias de tiempo y costo sean muy diferentes a una línea de producción, si existe una concepción de proceso todo ira mejor, más ordenado, más controlado, más predecible, más eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.