Se puede aumentar el despeño de un equipo de trabajo por iniciativa personal y no de la empresa?

En  una conferencia reciente una joven profesional me hizo esta pregunta.  Yo respondí con un no conceptual porque conocí casos en los que la misma empresa llegó a ser un obstáculo insalvable. Cuando esos eventos suceden, pequeños o grandes, la gente se desmotiva y el líder se empieza a quedar solitario y seguramente se pierde mucho de su empeño, si no todo. Las empresas mal estructuradas dan espacio para que su gente pueda, y deba, terminar la estructuración faltante (estructuración se refiere al desarrollo suficiente del continuum estrategia-procesos-organización-tecnología, su relación coherente y debidamente compartido por todos los que trabajan en la empresa). Cuando cada quien suple lo que falta de la estructuración de la empresa, lo hace a su manera y normalmente metiendo objetivos personales, lo que lleva a una gran incoherencia y no necesariamente se persigue solamente el objetivo empresarial. En esta situación, cuando una persona o un equipo sobresale, rara vez los demás quieren imitarlos y al revés, se sienten amenazados porque los directivos podrían tratar de forzarlos para lograr lo mismo, con mayor esfuerzo, lo cual los sacaría de su zona de seguridad y tranquilidad acostumbrada. También podría llegarse al caso en que la persona o el equipo que hace las cosas bien y mejor que el resto, afecte intereses personales de otros en la empresa. Y sobrevienen los ataques velados o directos, de todas partes de la empresa.

Pero mi respuesta práctica es que sí se puede armar un equipo de trabajo y mejorarlo todos los días, aún en estas condiciones, pero se deben tener en cuenta algunas recomendaciones como las siguientes:

  1. Requiere mayor esfuerzo. Lograr que la gente trabaje en forma conjunta y logre buenos resultados, es siempre el mayor reto de cualquier empresa. Pero cuando la empresa no es la que tiene claro por qué la gente debe trabajar en un equipo y no lo patrocina, el esfuerzo del líder promotor es mucho mayor. Hay que estar listo a ser persistente.
  2. El jefe, debe ser líder. Tendrá que usar todas sus habilidades para convencer a los miembros de su equipo de hacer cosas diferentes a las de su medio, darles un sentido superior, explicar las brechas con la empresa y por qué son necesarias.
  3. El líder debe ser fuerte porque deberá proteger a sus miembros permanentemente. Para ser fuerte debe tener un historial de éxito en la empresa y ser respetado por los directivos que están por encima de él en la jerarquía y podrían pararlo. Como no se sabe a ciencia cierta de dónde y por qué provienen los ataques, el líder deberá salir a defender al equipo tantas veces como fuere necesario.
  4. Debe hacerse un acuerdo con los miembros del equipo, aclarando que la política de la empresa no persigue la iniciativa del equipo pero que tampoco la niega; al no estar alineados, no se cuenta con la protección de una política explícita, y en una situación de crisis la misma empresa podría tratar de destruir el esfuerzo del equipo aún sin entenderlo. Un acuerdo de persistencia ayuda a que los miembros sepan entender y sortear los desencantos que suelen suceder.
  5. Debe aprovecharse la debilidad de la empresa para fortalecer el quipo. Precisamente las razones por la cuales el equipo debe desalinearse a lo normal que sucede en la empresa, son las razones por las cuales el equipo se debe fortalecer. Esta claridad debe ser la base del líder en su labor de persuasión permanente con los miembros del equipo, y la base del discurso de cohesión que debe mantener.
  6. El método es la clave. En cualquier grupo de personas que trabajan en conjunto y buscan un objetivo común, el método es clave. Pero mucho más en un equipo. Los equipos naturales se forman en torno a un proceso en el que participan todos sus integrantes como actores; en el otro extremo, pueden existir equipos tipo comando, que sólo se unen para resolver una situación. Es de especial importancia que tales equipos tengan un método compartido para entender su objetivo, análisis de situaciones, problemas, decisiones y hacer planes, de generar ideas, de discutir y hasta de presentar e informar. El método compartido hace que el equipo sea fuerte, eficiente e incluso logre vencer ataques desde su exterior.
Categories: Productividad

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.