Método del Mínimo Costo Multi-Criterio para escoger técnica y transparentemente la mejor alternativa para grandes proyectos. Caso: Ruta del Sol de la ANI. (4)

En esta cuarta y última entrega: LAS ENSEÑANZAS PARA EL PAÍS

 

LAS ENSEÑANZAS PARA EL PAÍS

Entre los aspectos interesantes del proyecto de la carretera de la ANI, vale la pena compartir:

  • Hubo componentes que se veían al inicio cuasi imposibles de calcular. Por ejemplo, el componente de contingencia, cuyo cálculo es indirecto como se explica en la tabla anterior, pasaba por estimar la probabilidad de varios tipos de derrumbes en los diferentes tramos de las alternativas, habiendo caracterizado esos diversos tipos de derrumbes. Cuando comentamos el primer día con el experto en Geotecnia, profesor universitario y Doctorado en la materia, me expresó que sería muy interesante poder calcular semejante asunto, pero muy difícil; mi respuesta, aunque respetuosa pero muy coloquial para el momento, fue «si fuera fácil no se requeriría un PhD». El minuto de silencio que siguió a mi contestación fue interminable y me hizo pensar en que había cometido un error por irreverente. Sin embargo, por su gran personalidad, profesionalismo y sentido de reto, me salvó de una mala situación: él advirtió que emprendería la búsqueda sin poder prometer una respuesta específica en ese momento. El resultado al final, fue un cálculo de volúmenes de remoción en masa que nunca se había hecho en el país, basado en una propuesta de metodología desarrollada por él y escrita en un «paper» que incluyó su propia teoría sobre el comportamiento de los materiales ante los estados de esfuerzos verticales y horizontales, y las bases de la misma, y que hoy sigue como una línea de investigación especializada en la universidad. Es decir, que el proyecto, con el reto que nos impusimos, generó que él corriera la frontera del conocimiento en este tema, tan complejo como fundamental para el desarrollo de la infraestructura vial del país.
  • El experto en puentes y viaductos, un reconocidísimo ingeniero en el medio, propuso y generó un modelo de regresión para estimar dimensiones y costo de los puentes necesarios en un nuevo proyecto, a partir de proyectos ya ejecutados. Entre las recomendaciones que se dejaron a la ANI, Invías y demás entidades departamentales que formulan proyectos de carreteras, está la de alimentar una base de datos nacional, que permita fácilmente, sin pre-diseño de las estructuras, obtener las cantidades de obra de los puentes para un presupuesto bien estimado en fase de prefactibilidad, lo cual es a todas luces, muy práctico y funcional. Esta respuesta inteligente a un problema específico generado por el método del proyecto, sirvió también en este caso para desarrollar nuevas respuestas más eficientes a situaciones siempre conocidas, pero no solucionadas hasta el momento.
  • Durante el estudio se hizo un ejercicio adicional con un panel con los expertos para recibir sus opiniones sobre el peso de los componentes de costo en la estructura total de costos. Especialmente para verificar qué tanto en el país se sabía sobre el peso de los costos de operación de transporte en comparación a los demás costos (el costo de los usuarios en este tipo de infraestructura!!). En proyectos viales con túneles, todo el mundo está enfocado a los túneles; e involucrar el costo del transporte en un estudio de selección de alternativas era una novedad. Los expertos opinaron en ese panel que el costo del transporte pesaría entre 20 y 25% en la estructura de costos del proyecto de la ANI. Los cálculos arrojaron que pesaba entre 75 y 80% (..!!). Que conclusión más importante; la decisión de las alternativas de carreteras se la hubiéramos dejado a componentes, como el de inversión inicial, que no definen lo mejor para el país. Este ejercicio también confirmó mi hipótesis al proponer el método: no se pueden usar paneles de expertos para asignar ponderadores entre criterios si los expertos son específicos en las especialidades, porque los expertos requeridos para esto serían en la integralidad del proyecto, habiendo conocido cientos de casos anteriormente; en el país no se contaba con esto definitivamente. Por eso debe hacerse un esfuerzo decidido para obtener el costo en todos los componentes, porque es la única forma que todos los criterios sean tratados en forma justa y homogénea dentro del análisis.
  • El resultado más importante de todo el estudio fue la tranquilidad que generaron las recomendaciones. Siempre hubo en la SCI el temor a las reacciones de los públicos interesados generadas por las conclusiones del estudio, porque los montos en juego son muy altos en este tipo de proyectos; las reacciones airadas hay que entenderlas como naturales y esperables. En realidad no se presentaron. Ni se generó ni una sola duda sobre la trasparencia de los resultados. Este fue el examen del método propuesto en este sentido, y una gran enseñanza para el país de cómo combatir la corrupción en la contratación pública, especialmente en este sector, en donde se quejan la ingeniería y los entes de control, de que los procesos de licitación van dirigidos a un contratista específico desde su inicio. La clave fue el concepto de blindaje del proceso que funcionó perfectamente.

 

Solo si las decisiones en el país se toman de una forma técnica e ingenieril con un método como el MCMC, con procesos blindados de análisis a cualquier tipo de corrupción, estaremos seguros de estar caminando hacia una mayor competitividad nacional frente al mundo, que es la gran herramienta para jalonar las grandes soluciones que requerimos, que apunten a mejorar el bienestar generalizado, la reducción de la pobreza y el cierre de la brecha de la desigualdad.

 

Foto tomada de http://www.ceter.com.co/images/1410880413imagen%20plan%20vial%204G2.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.