Método del Mínimo Costo Multi-Criterio para escoger técnica y transparentemente la mejor alternativa para grandes proyectos. Caso: Ruta del Sol de la ANI. (1)

En esta primera entrega de cuatro: EL CASO

 

EL CASO

En el año anterior, 2014, la Sociedad Colombiana de Ingenieros – SCI- atendió una solicitud de la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI – para que le recomendara cuál era la mejor de las dos alternativas que le presentó el concesionario de la Ruta del Sol, entre la los municipios de Villeta y Guaduas, en el departamento de Cundinamarca.

Este tramo presenta las condiciones más difíciles posibles en cuanto a topografía, de montaña con laderas de más de 45 grados, tener que sobrepasar los 1870 msnm iniciando en 900 msnm en alrededor de 19 kilómetros, y a una inestabilidad notable por la fuerte presencia de rocas conocidas como lutitas (de la familia de las arcillas), que se degradan rápidamente al ser expuestas al medio ambiente y a los ciclos de humedad y sequía, que son un verdadero problema de geotecnia para una carretera. Este tramo ya había sido concesionado en la década anterior, con un trazado diferente, más al norte de éstas poblaciones, con resultados funestos que terminaron en un proceso jurídico gigantesco entre la nación y el concesionario internacional que estaba construyéndolo.

Pero además presentaba problemas en cuanto a la contratación misma. El concesionario había ganado el tramo en el proceso licitatorio en 2010, con una diferencia de 50% menos de costo sobre el segundo, motivo por el cual, éste último advirtió que de cambiarse el trazado o adicionar presupuesto, establecería una demanda contra el estado muy sustantiva. En 2010 y 2011 se presentó el fenómeno de EL Niño, que trajo un fuerte invierno en la zona, que generó una solicitud del concesionario de cambio de trazado por pérdida de las condiciones iniciales del terreno. El diseño original, que había sido entregado en 2009 por una firma internacional, entre otras cosas, contemplaba incluso tramos que no podrían ser considerados de tipo autopista. La ANI y el concesionario contrataron en 2013 una firma internacional para dirimir el conflicto que se presentaba, cuyo resultado fue la validación de la conclusión del concesionario.

La recomendación que la SCI debía entregar a la ANI debía ser revestida de gran trasparencia, debido a la situación descrita, y sin desconocer que en su decisión estaban en juego alrededor de 1.5 billones de pesos.

Para complicar la situación existente, en los primeros días del inicio del estudio, la empresa que había quedado de segunda en la licitación de 2010, presentó a la ANI una alternativa diferente y nueva, en una propuesta de Asociación Pública Privada, que debía tenerse en cuenta dados los antecedentes. Y adicionalmente, se desempolvaron también trazados anteriormente descartados en las décadas anteriores, mal descartados según sus autores, que pasaban por un corredor similar al que generó el proceso jurídico antes mencionado, al norte de las poblaciones, y que no pasaba exactamente por ellas, pero sí solucionaba la cuestión vial en estudio. Todas las alternativas eran complejas en todo sentido, e involucraban una cantidad importante de túneles, que ya de por sí son estructuras difíciles en sí mismas, y mucho más en éste tipo de rocas.

El equipo de trabajo de la SCI, fue conformado por un director experto en estructuración de proyectos, y 12 expertos en diferentes ramas de la ingeniería, como diseño geométrico de carreteras, puentes y viaductos, túneles, geología, geotecnia, hidro-geología, hidrología, hidráulica, ingeniería ambiental, economía ambiental, transporte y seguridad vial, entre los cuales había varios empresarios, PhDs y profesores universitarios, y todos, sin excepción, con experiencia de más de 30 años en su rama específica, y ningún antecedente cercano al concesionario o a los grupos de interés en el proyecto. Tuve la fortuna de haber sido el director de este estudio, especialmente por la interesantísima experiencia de haber interactuado y trabajado hombro a hombro con estos muy valiosos seres humanos y expertos en ingeniería.

Antes de iniciar el estudio, la SCI presentó la metodología propuesta, que garantizaba el trabajo más técnico posible dada la información disponible, secundaria en su mayoría, y la absoluta transparencia en la obtención de los resultados, a través de un proceso blindado contra cualquier tipo de presión indebida que los grupos de interés pudieran ejercer a los expertos del equipo.

 

Foto tomada de http://www.ceter.com.co/images/1410880413imagen%20plan%20vial%204G2.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.