7 pasos de Productividad para resolver los trancones y mejorar la Movilidad de las ciudades (III)

Continuación de la analogía de una vía urbana con una línea de producción de una fábrica o una cola de atención en un banco, y aplicar herramientas de productividad para resolver trancones y mejorar la velocidad. En esta última entrega de tres, los pasos 3 al 7: Implementar mejora continua al tráfico (arreglar todos los problemas evidentes, desde tapar los huecos hasta mejorar la cultura ciudadana); Implantar cambio de herramientas (desde relocalización de paraderos hasta semáforos inteligentes); Implantar cambios de proceso (desde reorientar el tráfico hasta desviarlo a vías alternas); Implantar mejora radical (modificar la infraestructura); Verificar los resultados y aprender.

3. Implementar mejora continua.

  • Implementar gerencia por tramo de vía arteria. Designar el gerente, darle el quipo a su mando (equipos de reacción inmediata de Secretaría de Obras o IDU, Acueducto y Alcantarillado, grúas, analistas en el centro de control y policías del tramo), establecer el método de reporte diario, alinear a todos los funcionarios a la meta de la velocidad y controlarlo todos los días.
  • Designar policía proactiva y preventiva alineada con la meta, al servicio del tramo con una relación matricial de mando entre la dirección y la funcionalidad impartida por el gerente del tramo, y la administración por la policía. Su alineamiento con la meta de velocidad es crucial.
  • Establecer equipos de reacción inmediata: grúa para retirar varados de la Secretaría de Movilidad, tapa-huecos y arreglo de hundimientos de la Secretaría de Obras Públicas o quien le corresponda, colocación de tapas de alcantarillas, arreglo e instalación de desagües para erradicar charcos de Acueducto y Alcantarillado. Todos estos equipos dedicados al tramo. Su alineamiento con la meta de velocidad es crucial.
  • Inducir a una nueva cultura de movilidad: barreras flexibles para limitar colados en cruces e inducir al uso correcto de carriles de desaceleración y aceleración, nuevas señales de tráfico indicando turnos de acceso dependiendo del tráfico entre las vías (ejemplo: 2×1, 3×1, etc), mimos y demás ayudas lúdicas para acelerar el aprendizaje, publicidad de la nueva cultura en televisión y radio, colaboración cruzada con otras campañas (inteligencia vial), y control policial.

4. Implantar cambio de herramientas y máquinas de proceso.

  • Simular cambios de herramientas y máquinas del proceso para relocalizar paraderos e instalar semáforos inteligentes. Con base en la modelación de la geometría de la vía y la información de tránsito capturada todos los días a todas las horas, hacer la simulación de qué pasaría con cambios de paraderos, e instalación de semáforos inteligentes, para optimizar su diseño. La simulación es la analogía a la Planeación (optimización) de la Cadena de Suministro, en la que se usan modelos matemáticos para caracterizar y simular la demanda, y modelos matemáticos para optimizar la oferta. Aquí la demanda es el tránsito de los vehículos en las horas pico, tal cual como se presenta, analizada y caracterizada debidamente, y la oferta es la vía con la capacidad geométrica existente y los elementos de tránsito como los semáforos, y el modelo de optimización de la oferta es la simulación de cómo pasa la demanda a través de la vía modelada, existente o con los cambios descritos.
  • Relocalizar paraderos, prohibir zonas para dejar y recoger pasajeros o cualquier tipo de parada, según el diseño optimizado logrado.
  • Instalar semáforos inteligentes y provocar olas verdes según el diseño optimizado. La tecnología de los semáforos inteligentes también corresponde a conteos de tráfico en las vías concurrentes y control de los cambios de luces dependiendo de los datos en línea de estos conteos. Está probado en el mundo hace años.

5. Implantar cambios de proceso (reingeniería).

  • Simular desvíos de tráfico por vías alternas, tapar pasos de vías, sellar giros, usando el mismo simulador descrito anteriormente, pero con innovaciones en el proceso, como cambios de flujos del tránsito, como desviaciones de parte del flujo a otras vías, taponamiento de pasadas de vías que cruzan, mayor uso de puentes cercanos para cambios de sentido, sellamiento de giros a los lados de la artería, etc. En estos análisis fácilmente saltará a la vista que el mayor problema de una autopista urbana de las que tenemos, no es en sí la autopista, sino las salidas de la autopista; y así se abrirá paso a estudios más zonales que lleven a hacer fluir el tráfico de la autopista a otras arterias.
  • Tapar pasos, sellar giros, cambiar el sentido del tránsito, según el diseño optimizado.
  • Hacer desvíos de tráfico por vías alternas, según el diseño optimizado.
  • Hacer cambios de sentido en vías aledañas, según el diseño optimizado.

6. Implantar mejora radical.

  • Simular soluciones de infraestructura. Estudiar y optimizar el resultado (mayor aumento de velocidad con la menor inversión posible) si se agrandan calzadas y carriles de aceleración y desaceleración, se construyen puentes o pasos a desnivel, viaductos o calzadas elevadas, etc., usando el simulador para diseñar las soluciones optimizadas.
  • Construir las modificaciones de infraestructura. Agrandar calzadas, agrandar carriles de aceleración y desaceleración, construir puentes o pasos a desnivel, construir viaductos o calzadas elevadas, modificar accesos y salidas a la vía arteria, etc., según el diseño optimizado.

7. Verificar los resultados frente a lo esperado y aprender.

  • Medir el impacto de las intervenciones y obtener conclusiones, como parte del conocimiento que hay que disponer para seguir mejorando la velocidad. Y volver al punto 1.
  • Compartir la información con los gerentes, los funcionarios de la ciudad, las universidades y todo el que quiera saber sobre este proceso de mejora, que al igual que en una fábrica, es un proceso para mejorar procesos.

No es fácil prometer cuánto mejoraría la velocidad y por ende cuánto bajaría el trancón. Lo que sí es fácil es visualizar que estos métodos de productividad cambiarían para bien la situación actual y mejorarían la velocidad y la movilidad, y por encima de todo esto, metería a todos los ciudadanos en un proceso de re-educación muy interesante que ayudaría a producir aún mejores resultados.

Pero no es un asunto de genios (que al funcionario de turno se le ocurra una gran idea y solucione algo), debe ser un emprendimiento permanente, estructural y holístico (teniendo en cuenta todas las partes de un sistema complejo) en todas nuestras ciudades con un método claro, totalmente independiente de la corriente política que esté gobernando, que implica un manejo profesional de la movilidad. No tiene nada que ver con la corriente política, a no ser por las ganas y la claridad para hacerlo, lo que llaman voluntad política, que fácilmente deberían comprender y adoptar todas las corrientes representadas en las alcaldías y en los concejos. Si no, ¿entonces qué políticos debieran representarnos a los ciudadanos?

Imagen tomada de http://www.eltiempo.com/colombia/otraszonas/IMAGEN/IMAGEN-9077906-2.jpg

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.